top of page

Del tabú al libro de texto: El desvelamiento de la sexualidad humana

Actualizado: 6 jul 2023

Cuando pensamos en las partes clave de nuestra vida que conforman lo que somos, a menudo nos viene a la mente nuestra sexualidad. Aquí es donde entra en juego el estudio de la sexología. Es un campo que se encuentra en la intersección de varias ciencias como la psicología, la biología y la medicina, pero su principal objetivo es comprender y explicar nuestro comportamiento sexual.


La sexualidad es una parte importante de la vida humana, pero también es algo que la gente suele malinterpretar o de lo que le cuesta hablar. La Sexología intenta cambiar eso promoviendo una mejor comprensión del comportamiento sexual humano y de las formas en que afecta a nuestras mentes.


Nuestra comprensión actual de la sexología tiene sus raíces en la obra de Sigmund Freud. Aunque sus teorías provocaron debates y levantaron cejas, su audaz exploración de la sexualidad humana nos dio los cimientos del campo de la sexología.


Desde la época de Freud hasta ahora, la sexología ha crecido y cambiado mucho. Los investigadores han desafiado, mejorado y ampliado nuestra comprensión de la sexualidad. Hoy en día, la sexología es algo más que un interés académico: es un servicio crucial que ayuda a las personas a orientarse en su vida sexual.


Al explorar juntos el mundo de la sexología, aprenderemos más sobre la fascinante evolución de este campo y su profundo impacto en nuestra sociedad. Así que empecemos por el principio, con Freud, y veamos adónde nos ha llevado el estudio de la sexología.


Sigmund Freud vivía en la época victoriana, una época en la que hablar de sexo se consideraba tabú. Freud rompió algunas barreras al proponer teorías que ponían la sexualidad humana en primer plano.


Las teorías de Freud giraban en torno a la idea de que nuestros deseos y experiencias sexuales desempeñan un papel crucial en la formación de nuestra personalidad y comportamiento. Introdujo conceptos como la libido, o energía sexual, y el complejo de Edipo, sugiriendo que incluso los niños experimentan sentimientos sexuales. Esto fue bastante radical en su época, e inició una nueva conversación sobre la sexualidad.


También avanzó mucho en el tratamiento de las disfunciones sexuales. Freud desarrolló el método del psicoanálisis, un tipo de terapia que pretende descubrir pensamientos y sentimientos inconscientes. Creía que explorando estas partes ocultas de la mente, las personas podrían resolver sus problemas sexuales y mejorar su salud mental. Éstos fueron los primeros cimientos de lo que hoy llamamos terapia sexual.

Sin embargo, las teorías de Freud no estuvieron exentas de críticas. Algunos sostenían que sus teorías se centraban demasiado en el sexo y no daban suficiente importancia a otros factores del comportamiento humano. A pesar de estas críticas, la obra de Freud sentó las bases de la sexología tal como la conocemos hoy.


Así pues, aunque las ideas de Freud no eran perfectas, fueron la chispa que encendió el estudio de la sexología. Sus teorías abrieron nuevas formas de pensar sobre el sexo y ayudaron a generalizar los debates sobre la sexualidad. Su impacto en el campo es algo que aún podemos sentir hoy en día, incluso cuando la sexología ha crecido y evolucionado más allá de las teorías originales de Freud.


Tras la época de Freud, el estudio de la sexología no se detuvo, sino que siguió creciendo. Varios investigadores como Alfred Kinsey, Masters y Johnson y Havelock Ellis entraron en escena e hicieron sus propias aportaciones notables al campo.

Alfred Kinsey, biólogo estadounidense convertido en sexólogo, es especialmente conocido por sus estudios sobre la sexualidad humana. Realizando extensas entrevistas a miles de personas sobre sus historias sexuales, recopiló datos que arrojaron luz sobre la amplia gama de comportamientos sexuales humanos. Sus informes, a menudo conocidos como los Informes Kinsey, desafiaron las normas sociales y ampliaron la comprensión de lo que se consideraba "normal" en términos de comportamiento sexual.


Por la misma época, William Masters y Virginia Johnson, un dúo de ginecólogo y psicóloga, adoptaron un enfoque diferente para estudiar la sexualidad. Utilizaron la observación directa y la medición en sus estudios de laboratorio sobre el ciclo de la respuesta sexual humana. Esto supuso un cambio significativo respecto al enfoque introspectivo de Freud y amplió aún más nuestros conocimientos sobre la sexualidad humana.


Otra figura clave de la sexología fue Havelock Ellis, médico británico y reformador social. Los trabajos de Ellis proporcionaron algunos de los primeros estudios objetivos sobre la homosexualidad y los fenómenos transexuales, contribuyendo a un cambio en las actitudes sociales hacia estos temas.


Estos investigadores hicieron algo más que ampliar nuestros conocimientos sobre la sexualidad. También cambiaron la forma de estudiar la sexualidad, utilizando métodos más científicos y menos basados en la introspección que el enfoque de Freud. Su trabajo siguió derribando tabúes sociales y allanó el camino para una comprensión más abierta e inclusiva de la sexualidad humana.


---


En la era moderna, el campo de la sexología se ha ampliado y evolucionado, haciéndose cada vez más multidisciplinar. En la actualidad, se basa en los conocimientos de la psicología, la fisiología, la medicina y la sociología, entre otros, para explorar y explicar la sexualidad humana. Este enfoque multidisciplinar permite a los sexólogos estudiar la sexualidad desde distintos ángulos y considerar una amplia gama de factores que pueden afectar a las experiencias y conductas sexuales de una persona.


Los sexólogos modernos abordan una variedad de cuestiones complejas. Ayudan a las personas que se enfrentan a disfunciones sexuales o están explorando su identidad de género. También trabajan para comprender mejor y apoyar a las personas que se identifican como asexuales. Abordan estos temas con un mayor nivel de comprensión y empatía que en el pasado.


Un aspecto crucial de la sexología moderna es que se centra en la interseccionalidad. Los sexólogos de hoy reconocen que las experiencias de las personas con la sexualidad no existen en el vacío. Están influidas por otros aspectos de sus identidades, como su sexo, raza o discapacidad. Por ejemplo, las experiencias de una persona con discapacidad pueden ser muy diferentes de las de una persona sin discapacidad, y estas diferencias pueden afectar a sus experiencias sexuales.


Al reconocer estas diferencias y adoptar un enfoque interseccional, los sexólogos modernos se esfuerzan por garantizar que sus investigaciones y terapias sean pertinentes y útiles para un abanico diverso de personas. Forma parte de un esfuerzo continuo por garantizar que todo el mundo, independientemente de su origen o identidad, pueda comprender su sexualidad y llevar una vida sexual satisfactoria.


En la sociedad actual, la sexología desempeña un papel crucial no sólo en nuestra comprensión de la sexualidad humana, sino también en aplicaciones prácticas como los servicios de salud mental, salud médica y educación. Los sexólogos trabajan a menudo como terapeutas, ayudando a las personas y a las parejas a comprender y abordar las preocupaciones sexuales, mejorando el bienestar mental. También colaboran con profesionales médicos para abordar cuestiones físicas relacionadas con la sexualidad.


El campo de la sexología ha sido especialmente dinámico en los últimos años, con avances como la terapia online y diversos programas educativos. Estos avances hacen que los servicios de salud sexual sean más accesibles a la gente, independientemente de su ubicación o circunstancias personales. También son cada vez más frecuentes las campañas de sensibilización, que trabajan para reducir el estigma en torno a las cuestiones sexuales y promover conversaciones positivas e informadas sobre el sexo.


Echando la vista atrás, podemos ver una clara evolución en el campo de la sexología, desde las teorías pioneras pero controvertidas de Freud hasta el enfoque integrador y multidisciplinar actual.

Con el tiempo, el estudio de la sexualidad humana se ha hecho más complejo y matizado, reflejando la diversidad y complejidad de los propios seres humanos.


El campo de la sexología ha tenido un impacto significativo en la sociedad, ayudando a derribar tabúes y a mejorar la comprensión de la sexualidad humana. Pero a pesar de los progresos realizados, aún queda mucho por aprender. Es probable que la investigación futura profundice en áreas como la identidad de género, la orientación sexual y la influencia de los factores sociales y culturales en la sexualidad.


Hoy en día, buscar ayuda de un sexólogo es tan normal como acudir a un psicólogo cuando se trata de preocupaciones o ansiedades relacionadas. Del mismo modo que acudirías a un psicólogo por problemas de salud mental, puedes acudir a un sexólogo por problemas de salud sexual. Esta normalización es un testimonio del duro trabajo de innumerables sexólogos y de la creciente comprensión de que la salud sexual es una parte vital del bienestar general.


A medida que avancemos, el campo de la sexología seguirá creciendo, evolucionando y, con suerte, conducirá a una sociedad en la que todas las personas se sientan comprendidas, aceptadas y apoyadas en su identidad y experiencias sexuales.


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Sexólogo

La sexología es un campo que incluye diversos aspectos de la sexualidad humana: físicos, psicológicos, médicos y sociales, entre otros. Aunque muchas personas experimentan problemas sexuales, no todas

Comments


Desde anatomía de la vulva a la ciencia de felicidad

intimamente_logo.jpg
Inna holding a body part.jpg

Inna
Kolesnichenko Anbushinova

  • Instagram
  • Grey LinkedIn Icon

Obstetra-ginecóloga-sexóloga

Al solicitar la ayuda de un sexólogo, estás dando un paso importante hacia la resolución de problemas que a menudo no pueden discutirse con nadie más. 

Además de las diversas patologías que pueden afectar a la calidad de la vida sexual, se requiere una atención especial para el periodo pre y postnatal de las madres y el restablecimiento de su salud sexual física y psicológica. 

Formada en tres disciplinas y con muchos años de práctica en clínicas públicas y privadas, puedo ayudarte como sexóloga, como ginecóloga y como especialista en partos.

doctor_visit.png

Lo superamos juntos

Nos resulta difícil hablar de nuestros problemas más íntimos. La oficina de IntimaMente es el espacio seguro y cómodo para hablar de cómo mejorar la experiencia sexual, las relaciones y resolver los problemas de salud sexual y ginecológica.

bottom of page